29 de junio de 2010

PAUL "BIG PAULY" CASTELLANO


Paul Castellano Constantino nació en Brooklyn, el 20 de junio de 1915. Paul era el menor de tres hermanos y era el único hombre, además de ser el primo de Carlo Gambino. Como la mayor parte de los niños, Paul dejó los estudios sin acabar el octavo grado y comenzó a vender boletos de lotería para el negocio de apuestas de su padre, al mismo tiempo que aprendía el negocio de las carnes.
A los 19 años, Paul fue implicado en un robo a mano armada. Sus dos amigos ( Dellacroce y DeMeo) se escaparon, pero Paul fue condenado y encerrado tres meses en la cárcel. Él rechazó denunciar a sus colegas y su reputación tomó un gran vuelo así como su palabra y se hizo un héroe entre los matones y gamberros de su vecindad por la lealtad a sus amigos. Fue hecho un miembro oficial de la Cosa Nostra.
A los 22, se casó con la cuñada de Carlo Gambino, Nina Manno. Ellos tuvieron 3 hijos y una hija. Pero mientras el matrimonio parecía estar bien para el exterior, este se agrió rápidamente en privado. Castellano sufría de diabetes, y uno de los efectos de esta era la impotencia sexual. Se separó de su esposa, y tuvo un amorío con la empleada de la casa, la colombiana, Gloria Olarte. Se rumoreaba que tenía un implante en el pene. Si esto era verdad o no, sus subalternos lo creyeron y ridiculizaron. Perdieron el respeto por él, y entre más perdían el respeto por Castellano, más débil se hizo como jefe.
Poseía una lucrativa empresa de carne para el comienzo de los años 50, conducía un lustroso y llamativo Buick convertible. Se comenzó a acercar a su primo Carlo, y desarrolló el llamado "White Rackets" que incluía las oferta de construcción, el manejo de los sindicatos y la corrupción política, mientras otro teniente de Carlo Gambino, Aniello “Neil” Dellacroce, manejaba el “blue collar rackets” y tenían su cuartel general en el Ravenite Socia Club en la Pequeña Italia, que sería la oficina central de futuro Don John Gotti. Dellacroce, “un matón de matones” era de la vieja escuela, y siguió la tradición de la lealtad sin preguntas, aceptando la decisión de Carlo Gambino en su lecho de muerte para designar a Castellano como la nueva cabeza de la familia Gambino.
Mientras Dellacroce usaba la fuerza y los asesinato para mantener sus asuntos en orden, Castellano prefería negociar. Negoció una tregua con los líderes de la “mafia” irlandesa de Nueva York, los Westies, ofreciendo a sus líderes, Jimmy Coonan y Nicky Featherstone, usar el apellido Gambino en sus negocio a cambio del 10 por ciento de sus ingresos del Hell's Kitchen en el West Side de Manhattan y ellos no podían matar nadie a no ser que tuvieran el permiso de la Familia Gambino. Los Westies abusaron del privilegio y en una jugada irónica del destino, obligaron a la policía a enfrentar Castellano en una reunión privada sobre los asesinato en que estaban comprometidos lo Westies. La policía obligó a Castellano a cortar sus lazos con los Westies, lo que finalmente hizo.
Castellano vivía en una mansión de 3.5 acres en Staten Island en lo alto de Todt Hill, valorada en 3.5 millones de dólares y construida como una copia de la Casa Blanca. De hecho, él la llamó su "Casa Blanca". Esto contrastaba bruscamente y humillaba a las casas de la clase media de la Familia Gambino y a la mayor parte de sus matones. La mansión era protegida por un rottweiler llamado "el Duque".
Castellano no se mezclaba con los miembros de su familia, en cambio gastaba la mayor parte de su tiempo con su socios, amigos de las industrias privadas, comiendo con frecuencia en el Sparks Steak House de New York.
El hombre que nutria un verdadero odio hacia Castellano era John Gotti, un teniente de Dellacroce, que creía que Dellacroce y no Castellano debería haber logrado el mando en la Familia Gambino.
Castellano, aunque contrario a la utilización de la violencia, no renegaba de ella. Comandaba una escuadrilla de golpe encargada de los asesinato encabezadas por Roy DeMeo, quien se especializaba en asesinato por alquiler y que mató a aproximadamente a 250 personas. El estilo de DeMeo era pegar un tiro a sus víctimas en la cabeza, rápidamente cubrir sus cabezas en una toalla, colgar a la víctima al revés para desangrarlos, y luego ocultaba el cuerpo colocándolo en el fondo de un terraplén. Castellano ordenó a DeMeo asesinar a su yerno, Frank Amato, quien golpeaba a su hija embarazada Connie ( casual símil, incluso el nombre, al caso de Carlo Rizzi y la hija de Don Vito en “El Padrino”), y tenía asuntos pendientes con la Familia. Cuando Connie tuvo un aborto, Amato desapareció el 20 de septiembre de 1980.
Una investigación federal a DeMeo en 1982 incitó a Castellano a asesinar a DeMeo, cuando este rechazó encontrarse con él para hablar sobre la investigación. El cuerpo de DeMeo fue encontrado en el maletero de su coche el 10 de enero de 1983.
Castellano controlaba aproximadamente 24 equipos en la calle, aumentando sus porcentajes de un 10 a un 15, y siempre se quejaba del dinero que recibía. Nunca le parecía bastante, añadiendo a esto la animosidad creciente entre sus soldados y partidarios de Dellacroce. Los contratistas de la construcción pagaban un impuesto aparte a la familia Gambino, haciendo del costo de la construcción en Manhattan el de más alto precio en el país. Esta era una de las fuentes principales de ingreso en Nueva York para la Familia Gambino.
La animosidad aumentó entre Gotti y Castellano cuando los equipos de Gotti en la Calle Bergen, Nueva Jersey, hacían cada vea mas complicadas transacciones secretas, de las que luego se enteraría Castellano eran de drogas, a las que él rehusaba agregar dentro de sus negocios.
El FBI colocó micrófonos ocultos en "la Casa Blanca" de Castellano una tarde de 1983 con la ayuda de su criada y amante, Olarte, a la que se habían acercado con frecuencia. Fue Olarte quien dijo al FBI que Paul Castellano a menudo sentado en su mesa de cocina hablaba de sus negocios.
Con la ayuda de Tom Billoti, ayudante y chofer de Castellano, un agente del FBI que se hizo pasar por a un reparador, plantó un micrófono en la cocina cerca de la mesa. La grabadora registró 600 horas de conversaciones que detallaban el negocio de la Familia Gambino.
Castellano fue detenido el 30 de marzo de 1984, y acusado de decretar el asesinato de 24 personas, según la información basada en dos cintas del FBI. Fue liberado por una fianza de dos millones de dólares.
El 25 febrero de 1985, Castellano fue detenido con los jefes de varias otras familia del crimen en lo que se conoció como el Caso de la Comisión, una investigación sobre el control del negocio de la construcción. Mucha de la evidencia vino de la cocina de Castellano.
Esto hizo crecer rumores que Castellano planificaba traicionar a la Familia Gambino, lo que incitó a Gotti a planear su asesinato. Dellacroce, quien creía en el principio de la lealtad a la Familia, rechazó permitirlo.
Pero el 2 de diciembre de 1985, Dellacroce murió de un cáncer cerebral y Gotti tomó su lugar. Cuando Castellano rechazó asistir el entierro de Dellacroce, temiéndolo causar más problemas con los federales, Gotti entró en rabia, llamando a Castellano desleal.

Utilizando a Frank DeCicco, una persona cercana a Castellano, Gotti logró conseguir que Castellano asistiera a un encuentro con el hijo de Dellacroce el 16 de Diciembre en el Sparks Steak House de Manhattan. Esto porque DeCicco le dijo, que sería la posibilidad de Castellano para mostrar su respeto a la familia de Dellacroce y también aliviaría la tensión causada por su inasistencia al entierro de Dellacroce. Después de hablar con su abogado, James LaRossa, al término de la reunión, Castellano se condujo con Bilotti al Sparks Steak House donde fue asesinado a tiros por hombre a la orden de Gotti. Mirando la matanza junto a Gotti en un coche cercano estaba el hombre segundo al mando, Salvatore "Sammy the Bull" Gravano, quien luego sería el traidor que lo mandó tras las rejas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada